Para un buen posicionamiento online, recomendamos mucho que las marcas busquen la combinación de fuerzas: la posibilidad de combinar el SEM, traducido como campañas de pago, y el SEO, que es el modo orgánico de posicionamiento de la web.

SEO y SEM combinando estrategias.

Al trazar una estrategia de marketing conjunta de SEO y SEM, se pueden crear sinergias que ayudan a ambas, pues se retroalimentan de la información y experiencia de cada acción por separado. Así la hipersegmentación de público que es posible crear a través de las campañas SEM para atraer el nicho de mercado que buscas, te ayuda a que las acciones de SEO tengan más impacto en el crecimiento orgánico de la web. Por lo tanto, cada euro invertido en SEM tiene una alta rentabilidad al impactar en el SEO también.

Las palabras claves para buscar nichos de mercado en Internet habitualmente son las mismas, compiten en los mismos apartados; por lo tanto, se economiza tiempo en la preparación.

Al organizar una campaña SEM y estudiar a fondo los resultados que va dando, puedes segmentar mejor tu público; las formas de comprar, sus gustos, edad, países u horas de compra.

El retorno de inversión es rápido en el SEM, los resultados son casi instantáneos y puedes ir modificando la campaña para ir ajustando según los resultados anteriores, optimizándola para ganar en rentabilidad e información.

SEM te permite luchar en la primera página de los buscadores con tu competencia directa.

Con la experiencia recogida en SEM puedes optimizar el SEO de forma constante, estudiar las palabras claves y su tendencia, descubrir palabras relacionadas que han funcionado en campañas de pago e incorporarlas a tu estrategia.

Siguiendo una estrategia conjunta puedes llegar a crear una conexión emocional con los clientes al existir una coherencia interna a la hora de abordar tu imagen de empresa.

Imagen: © The Internet Marketing Central