Emprender no es encargar el diseño de una web. Mucho menos destinar tiempo al posicionamiento en buscadores, optimizar el SEO de tus artículos y elegir el SEM. Es posible que creas que lo necesitas, que si las agencias o San Google te hablan de ello es porque es el próximo paso. Y puede que tu marca lo necesite… en algún momento.

Párate y observa

Puede que para tu negocio sea importante tener una web. También optimizar el SEO y elegir SEM para sus contenidos. Posiblemente, en alguna instancia, lo sea. La pregunta que te invito a plantearte es la siguiente: ¿para qué? Sí, para qué vas a tener una web, para qué vas a invertir tiempo y dinero en optimizaciones cuando ni siquiera te has sentado a pensar en qué es lo que tienes para comunicar.

Afila el tiro: comunica conscientemente

Sabemos que no existen recetas para el éxito. Pero una cosa es segura: si no tienes un storytelling bien definido, si no cuentas con unas bases sólidas y si no existe un acuerdo entre los creadores de tu marca, no hay nada para comunicar. (Bueno, siempre se puede compartir contenido sin sentido y ser una marca más del montón). ¿Cómo llegaras a tu cliente ideal si ni siquiera te has sentado a describirlo? ¿Cómo conectarás con él si no conoces lo que hay detrás de tu producto?

Apostar a la marca es el primer paso para emprender con éxito. Es que, una vez hayas dado con un marco conceptual, unos valores, una historia y un horizonte inspirador todo será mucho más fácil. De ese mismo marco se desprenderán los contenidos de los que hablará tu marca, tu línea editorial. Entonces sabrás si lo que necesitas es un blog, un folleto o estar presente en determinada red social. Te lo aseguramos: tus clientes verán mucho más allá de un logo, unos colores, una web. Y, por supuesto, de tu posicionamiento SEO y tu inversión SEM. ¡No quemes etapas!

¿Estás listo para concretar los atributos de una marca que te lleve a la cima?