In Blog, Webs vendedoras

La página web debe ser una pieza clave de las estrategias de ventas. Este es el mundo digital. Un entorno en el que Internet ha cambiado las formas de hacer las cosas, ofreciendo nuevas oportunidades. Y los negocios no son una excepción. Por eso es conveniente cuidar cada detalle de una web. Que la página resulte atractiva y útil a los clientes y se convierta en una herramienta generadora de leads. Y no de simples curiosos o de estudiantes, sino de leads de calidad.

Hay diferentes acciones que pueden llevarse a cabo en la web para apoyar las estrategias de ventas de una empresa. Te indicamos algunas:

Estudia cómo puede ayudar la página web a las estrategias de ventas.

  1. En primer lugar tienes que querer vender. Y lo recordamos porque, con demasiada frecuencia, las webs se plantean asumiendo que no van a ser más que un catálogo más o menos interactivo.
  2. Luego deberás tener en mente que la web será el escaparate digital de la empresa. Pero esto no va de ti, sino de lo que tus clientes buscan. ¿Quieren conocer tu historia?, ¿quieren conocer tu accionariado? ¡NO! Tus clientes quieren saber qué tiene tu empresa para ellos. Ponte en su piel, piensa como consumidor y céntrate en aquello que tu empresa les va a resolver.
  3. Alinea el contenido de tu web con tus estrategias de venta para que el cliente tenga información coherente tanto si llega a tu presentación online antes de conocerte como si lo hace después de saber quién eres.

Diseña para atraer clientes y conducirlos

  1. Tienes unos cuantos segundos para convencer a una persona que está navegando de que ha llegado al sitio correcto. Así que tu web debe incluir toda la información de manera ordenada e intuitiva. Los experimentos, ya lo sabes: con gaseosa. Ni metáforas elegantes (eso para la publicidad) ni textos largos (para las novelas). También es importante que tenga un diseño responsive que se adapte a los diferentes tipos de dispositivos y que cargue de manera rápida.
  2. ¿Quieres mostrar tu catálogo de productos? Pues incluye un catálogo online y no el PDF de tu catálogo en papel. La pantalla requiere botones, enlaces y rapidez, no pasar páginas. Recuerda que un internauta no lee, sale a la caza de información. Así que céntrate en descripciones concretas y en detalles interesantes.
  3. ¿Cuántos clientes entran en tu tienda física solo para mirar?, ¿cómo los atiendes? Pues en el espacio online pasa lo mismo. No esperes que un cliente entre en tu web y, acto seguido, compre. Conduce a tu cliente y dale tiempo. Querrá curiosear, preguntar, probar (sobre todo si hablamos de productos con un precio medio-alto). Solo comprará cuando esté maduro.
  4. Piensa que tu web es un elemento central, pero no el único en tu estrategia de comunicación. También resulta útil contar con un blog en el que se publique contenido interesante relacionado con el sector y redes que atraigan las miradas. Todo junto generará tráfico a la web que puede derivar en compras.

Y una reflexión extra

La página web también puede ayudar a las estrategias de ventas si también la utilizas como un canal de atención al cliente. Esto es tan fácil como incluir un apartado que incluya las preguntas más frecuentes y sus respuestas. Aquí el cliente podrá encontrar por sí mismo la solución a su problema. También resulta buena idea incluir un formulario de contacto para preguntar dudas por mensaje, en lugar de tener que llamar al servicio de atención al cliente.

Olvídate de esa web concebida como una presentación online y transfórmala en una herramienta comercial de alta eficacia

Participa en nuestro taller gratuito "Consigue una web vendedora"

PUBLICACIONES RELACIONADAS
Marcas rentables con intangibles singulares: Ofo.marcas e intangibles más disruptivos: Rivigo